Ejercicios y estiramientos para la lumbalgia

Las personas más propensas a sufrir una lumbalgia son los jóvenes entre 30 y 65 años debido a una distensión muscular o por problemas asociados al disco intervertebral como puedan ser la hernia discal o una profusión.

Las causas más comunes de la lumbalgia por las que se produce suelen ser debidas a la realización de un movimiento brusco y repentino o después de levantar algún objeto pesado y al cual no estamos acostumbrados.

Los síntomas de dicha patología suelen ser:

  • Dificultad para moverse que puede ser lo suficientemente grave como para impedir que el paciente camine e incluso se ponga de pie.
  • Dolor que puede o no irradiarse por la pierna ( dependiendo si hay hernia discal o no) que también pasa por la ingle y la cara anterior del muslo.
  • Espasmos musculares
  • Dolor suele ser sordo
  • Suele ser también un área localizada que es dolorosa a la palpación.

El grado de dolor de una lumbalgia suele estar relacionado con el grado de distensión muscular, el dolor si no es muy agudo y la distensión no es muy grave, se puede curar aplicando calor o frío, tomando algún antiinflamatorio, pero sobre todo una de las cosas más efectivas para curar la lumbalgia suele ser la realización de una serie de ejercicios/estiramientos, con los que relajar la zona afectada, estos estiramientos suelen ser muy simples y fáciles de realizar por el paciente en su casa, si al realizar estos ejercicios el dolor no remite, lo aconsejable sería acudir a un fisioterapeuta para que trate el problema mediante otros medios.

Algunos de los ejercicios/estiramientos que se deben realizar en caso de padecer una lumbalgia son:

  • Caminar: siempre y cuando el dolor nos lo permita, es una manera de movilizar la zona afectada y por consiguiente hacer que la sangre circule y ayude a eliminar el problema.
  • Nadar: debido al poco impacto que hay dentro del agua, es un ejercicio que nos vendrá muy bien para movilizar la zona cuando el dolor sea lo bastante agudo que nos impida caminar.
  • Estiramientos de isquiotibiales y cadena posterior: ideal para relajar toda la zona posterior de la espalda y disminuir el tono muscular que provoca el dolor. Consiste en apoyarnos sobre un taburete, mantener las piernas rectas e ir bajando poco a poco a la vez que sacamos “culo” y donde nos estire nos paramos ahí durante 20-30seg.
  • Estiramientos de los aductores: suele ser una zona comprometida cuando padecemos lumbalgia aguda. El estiramiento consiste en sentarnos en el suelo, con las plantas de los pies juntas entre sí, con los codos o las palmas de las manos hacemos fuerza hacia el suelo presionando sobre la cara interna de la rodilla y aguantamos 20-30seg.
  • Rodillas al pecho: ejercicio recomendable cuando el dolor es muy agudo. Tumbado boca arriba, llevar las rodillas al pecho y abrazarlas con los brazos, y en esa posición aguantamos durante 20-30seg.

Conclusión

La lumbalgia es una patología que suele afectar a personas de todas las edades pero lo más frecuente suelen ser las comprendidas entre los 30-65 años debido a la realización de movimientos bruscos que provocan una distensión muscular así como al levantar un artículo pesado al que no estamos acostumbrados.

Para aliviar los síntomas lo más conveniente suele ser la realización de diferentes ejercicios/estiramientos como puedan ser caminar, siempre y cuando el dolor lo permita, nadar, y luego realizar estiramientos de la cadena posterior, de los aductores así como llevar rodillas al pecho.

 

Artículo redactado para CronosFit por el colaborador, “Fisioterapia-Online.com”

Deja un comentario