16 NORMAS de buena CONDUCTA en el Gimnasio

La primera vez que entras en una sala de musculación puede ser algo amenazante. En el gimnasio se oyen ruidos, gruñidos, gritos, pesas que caen…, sin embargo, hay un código de conducta secreto que toda persona que desee adentrarse en este mundo debe conocer. 

AVISO: No tengas miedo a pisar el gimnasio, ¡echa un vistazo a nuestra lista de normas de conducta para gimnasios y podrás sentirte seguro!  

Veo a muchos “veteranos” que ignoran por completo nuestras recomendaciones o simplemente no son conscientes de lo que están haciendo. Entonces, ya sea tu primera o “quinientas” vez en el gimnasio, te será útil leer detenidamente este artículo.  

Todos vamos al gimnasio a hacer deporte, tonificar los músculos, perder peso, pasar el rato, … hay muchos motivos, pero sólo una forma de comportarse: respetuosamente. Por ello os dejamos unas normas básicas que te permitirán definirte como un buen usuario de gimnasio y un buen compañero/a. 

Lo que vas a leer a continuación son normas no escritas, pero desde CronosFit estamos seguros que sea cual sea tu centro deportivo o gimnasio en el que entrenes, estos puntos ayudarán a la mejor convivencia de todos. 

#1 DÉJATE LA CAMISETA PUESTA 

Si, lo sabemos. Estás muy musculado y te gustas a ti mismo, pero por favor, esto no es una competición de culturismo, deja la exhibición para la playa o el espejo de tu baño. 

#2 LO PANTALONES NO DEMASIADO CORTOS 

Tampoco es conveniente lucir un tanga ni un short. Usa siempre ropa cómoda que te pondrías para hacer deporte en la calle. Si algo te parece demasiado atrevido para salir a la calle, no lo utilices tampoco en el gimnasio. 

#3 NO REUTILICES LA ROPA SIN LAVAR 

No seas cochino/a, piensa en los demás y piensa en tu aseo personal. La ropa sudada huele y al día siguiente más todavía. No seas desagradable y ponte ropa limpia cuando vengas, no hace falta que traigas sudor extra. 

#4 LEVÁNTATE DEL TRONO 

Si hay gente esperando no demores más de 90 segundos los descansos entre series. El gimnasio no es sólo para ti, compartir las mancuernas o el material te hace más solidario con el compañero. 

#5 EL PICNIC PARA EL CAMPO 

Debes haber comido lo necesario antes de venir. Lo normal es servirte de una botella de agua o de bebida energética para hidratarte, pero ¿qué es eso de comerte un bocadillo o unas galletas? Deja las migas para el campo. 

#6 NO SEAS EL CENTRO DE ATENCIÓN 

Si, ya sabemos que estás levantando la mancuerna más pesada que hay en el gimnasio, pero no hace falta que grites para que te vea todo el mundo. Una cosa es gemir por el esfuerzo y otra es gritar como Rambo en la selva. Por favor, no seas molesto ni desagradable. NO hagas ruidos raros, ni tires las mancuernas para que todo el mundo sepa que estás hecho un toro. Normalmente este comportamiento te ayuda a etiquetarte como “chulo de gimnasio”. 

#7 ESPEJITO MÁGICO ¿QUIÉN ES LA MAS GUAPA DE REINO? 

Los espejos del gimnasio, aunque no lo creas, están para ayudarte a controlar los movimientos de los ejercicios mientras los haces. Esto no es una pasarela de moda. No hace falta que desfiles levantándote la manga de la camiseta o enseñando los abdominales con cada serie. Probablemente el abdomen seguirá ahí, no se va a ir. 

#8 SE AGRADECIDO/A 

Si alguien se ofrece a ayudarte, acepta su ayuda. Y lo más importante, ayuda tu a los novatos porque, aunque no te acuerdes, tu un día también lo fuiste. Es una gran forma de ganarte el respeto de los demás. Déjate de cruzar miradas asesinas y desafiantes, esto no es una peli de Steven Seagal. 

#9 SIN TELÉFONOS 

No hay nada más molesto que perder la concentración porque a ti se te ocurra llevarte el móvil para mandar whatsapps o mensajes y tengas los sonidos al máximo. Recuerda estás aquí para entrenar, si no pones interés, deja al menos que los demás si lo consigan. 

#10 DEJA LOS CONSEJOS A LOS PROFESIONALES 

No te las des de listo/a. Si ves que realmente alguien está haciendo mal un ejercicio ayúdale. Pero si alguien no te pide su ayuda, no lo interrumpas para decirle cómo tiene que hacerlo. ¿Y si eres tú quien lo hace mal? NO pretendas dártela de experto. Tu a lo tuyo. 

#11 NO INTERRUMPAS 

Este se puede aplicar a todo en la vida. Si ves a alguien ocupado en mitad de un ejercicio, no se te ocurra interrumpirlo para preguntarle cuantas series le quedan porque probablemente no le sentará muy bien tener que hablar cuando está levantando 80 kg en el press de banca. Se paciente y espera a que termine. 

#12 ESPACIO PERSONAL 

No molestes, deja espacio suficiente entre tu y el de al lado para que ambos podáis hacer el ejercicio sin estorbarse mutuamente. Seguro que hay hueco en otro sitio y si no lo hay, espera a que lo haya. 

#13 SE LIMPIO/A 

No reutilices ropa que ya hayas llevado otro día a entrenar sin haberla lavado previamente, puede ser que tu olor a tigre sea imperceptible para ti, pero te aseguro que los demás se darán cuenta por mucho que todos sudemos en el gimnasio. 

#14 VUELVE A COLOCAR TUS PESAS 

Esto debería ser evidente, pero es la regla número uno que se rompe en el gimnasio.  

No hace falta que seas el recogedor oficial del gimnasio, ya que ahora todas las salas cuentan con monitores que, aunque está no sea su función colaboraran por ordenar aquello que dejan fuera de su sitio los más “despistados”, aun así, si encuentras un peso en algún lugar que no debería estar, vuelve a colocarlo donde tiene que estar.  

Relacionado con esto, no dejes tus pesos en el suelo. Ya no es que no esté bien, es que es peligroso: ¿alguna vez tropezaste con una pesa de 50 kilos que está en medio del suelo? Si has podido hacer tus series con ella, también puedes volver a colocarla. 

Del mismo modo, no deje máquinas cargadas con cientos de kilos de peso. ¿Entonces puedes hacer prensa de piernas con 500 kg?, ¡De lujo!, pero no lo dejes en la máquina, porque habrá gente que no podrá con ello y tendrá que hacer otro ejercicio porque  has dejado la máquina con más peso del que esta persona puede mover. 

Recuerda, recoger el material que utilizas, también te pone fuerte. 

#15 TRAE UNA TOALLA Y USALA 

Utiliza siempre toalla para no impregnar de sudor las instalaciones. Ponla en el banco ya sea inclinado o vertical.  

Los gimnasios pueden ser algunos de los lugares más plagados de gérmenes. Un estudio encontró que el 63 por ciento del equipo de gimnasio mostró la presencia de rinovirus (que causa el resfriado común), siendo los equipos de entrenamiento con pesas más afectados que las máquinas de trabajo cardiovascular. Los virus adoran las superficies no porosas, como los pesos de acero en particular (mancuernas, discos, barras…). Entonces, tanto por tu propio bien como por el de otros clientes, usa la toalla. 

#16 NO SUELTES LAS PESAS 

Otra práctica común en casi cualquier gimnasio es terminar una serie con pesas, dejar escapar un gran jadeo, como si fueras el Rey León y luego dejar caer / golpear / lanzar las pesas a ambos lados de tu banco. 

Hay algunos pesos que deben soltarse, hablamos del área de halterofilia o peso libre, cada vez más frecuente en los gimnasios y cuyo suelo está habilitado para ello, pero no las mancuernas. Estructuralmente las mancuernas o dumbbells no responden bien a las caídas repetidas, y es muy probable que rompas una de las cabezas, sobre todo si todo el peso recae sobre uno de los extremos. 

Si su entrenamiento destruye el equipo que está utilizando, lo está haciendo mal. Y nadie piensa que eres genial dejando caer tus pesas. El material sufrirá un desgaste normal con el tiempo por su uso, no es necesario que contribuyamos más de los necesario a romperlo. 

#PÓRTATE BIEN

Desde CronosFit no podemos asegurarte que estás normas te convertirán en un gran deportista, pero seguro que no te ganaras enemistades. 

Te recomiendo que antes de ir el próximo día al gimnasio le eches un vistazo a estos productos que pueden ayudarte en tu práctica diaria.

Para aumentar tu rendimiento deportivo lo que si va a ayudarte es visitar nuestra área de entrenamientos y rutinas. 

>