Creatina: el suplemento para ganar masa muscular.

La suplementación deportiva es siempre sinónimo de polémica porque siempre levanta opiniones positivas o negativas al respecto. Desde CronosFit recomendamos siempre consultar con tu médico de cabecera antes de empezar una dieta de suplementación si has padecido algún tipo de enfermedad renal o hepática. De lo contrario, si eres una persona sana sin complicaciones de ningún tipo, puedes sin dudarlo empezar una dieta de suplementos siempre y cuando sigas las recomendaciones de uso saludable que te propondrá tu dietista o entrenador personal. En su defecto, el fabricante suele aportar las condiciones recomendables de uso del producto. Ante el desconocimiento, siempre sigue estas indicaciones.

En esta ocasión os hablaremos de la Creatina

¿Qué es la creatina?

En primer lugar hay que destacar que la creatina es una sustancia natural que se encuentra en tu organismo (principalmente en tus músculos). Es posible aumentar la cantidad de creatina ingiriendo carne o pescado o como será nuestro caso, mediante la ingesta de la creatina creada en laboratorio.

¿Para qué se usa?

Se usa principalmente para mejorar el rendimiento físico y para aumentar el tamaño de los músculos. Se cree que se utiliza sólo para el culturismo pero es un error puesto que se suele usar también para deportes de resistencia y en general aquellos cuya actividad es prolongada y se necesita mantener las fuerzas (tenis, atletismo de fondo, fútbol,…)

Además de mejorar el rendimiento deportivo, la creatina se utiliza para la insuficiencia cardiaca congestiva, las enfermedades de los músculos y los nervios y otras dolencias y enfermedades.

¿Es una sustancia dopante?

No. El uso de la creatina está permitido por el Comité Olímpico Internacional. La creatina, igual que otros suplementos nutricionales como los
carbohidratos, las vitaminas, los minerales o los aminoácidos, no está incluida en la lista de sustancias prohibidas de ninguna alta instancia deportiva.

¿Pero realmente es efectiva?

Se ha demostrado científicamente que, al aportar cantidades suplementarias de creatina en la dieta, los depósitos musculares de creatina pueden aumentar entre un 15% y 30%. Por tanto,  se puede deducir que esto favorecería el rendimiento deportivo, al mejorar la capacidad de la musculatura.

Atendiendo a los resultados científicos disponibles en la actualidad, se puede afirmar que la suplementación dietética con creatina puede, efectivamente, ayudar a mejorar el rendimiento deportivo. Sin embargo, esta afirmación debe ser hecha con prudencia ya que se carece de suficientes estudios y además los sujetos estudiados no eran deportistas en su mayoría.

¿Efectos secundarios nocivos?

No se han demostrado. El único efecto secundario conocido hasta la fecha de la suplementación con creatina es un aumento del peso de 1kg aproximadamente. Este aumento se debe a una retención de agua por parte del organismo. La creatina obliga a los músculos a extraer agua del resto del cuerpo. Asegúrate de beber más agua que lo normal para compensarlo.

Aunque se ha especulado con la posibilidad de que la creatina tras un largo periodo de ingesta provoque problemas renales, hepáticos, calambres y contracturas musculares, así como alteraciones gastrointestinales, no existe ninguna evidencia basada en estudios clínicos fiables de que esto sea cierto.

¿Cómo funciona?

  1. Regenera (ATP), moléculas energéticas que el músculo utiliza para llevar a cabo su actividad.
  2. Transporta la energía desde donde se produce hasta donde se consume.
  3. Ayuda a mantener el pH en el interior de los músculos, permitiendo que la intensidad del ejercicio pueda mantenerse durante más tiempo.
  4. Facilita el aumento de la masa muscular producido por el entrenamiento porque permite llevar a cabo entrenamientos de mayor calidad.

Ahora que ya conoes un poco más sobre la creatina no tengas meido a tomarla en dosis adecuadas siguiendo siempre las indicaciones del fabricante o tu nutricionista. Si padeces algún tipo de enfermedad que pueda afectar al correcto funcionamiento de tu sistema digestivo, tu hígado o tus riñones, consulta con tu médico de cabecera antes de tomarla.

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/ – http://www.alimentacion-sana.org/

Imagen: http://www.isteroids.com/

Deja un comentario