Errores comunes en las dominadas

Como ya hemos adelantado en otros artículos, las dominadas son un ejercicio muy completo para el desarrollo de la espalda. Es fundamental incluirlo en tu rutina porque si no, tardarás mucho más en conseguir una espalda ancha y el desarrollo completo de las dorsales. Tener miedo a las dominadas te hará pasar más horas en otras máquinas y ejercicios que con una buena sesión de dominadas te ahorrarías.

Ahora bien, partiendo de la dificultad que tiene este ejercicio, suelen cometerse errores que desembocan en lesiones o en un incorrecto desarrollo muscular. Es decir, como es un ejercicio difícil y costoso de ejecutar, recurrimos a trucos y a movimientos incompletos que realmente hace casi inútil el ejercicio. Por lo tanto ¿Por qué sufrir haciendo dominadas si no las hacemos bien? Es preferible hacer pocas pero con la técnica correcta que muchas pero mal ejecutadas. No tienen ningún sentido. Como ya hemos dicho muchas veces, deja el ego en casa y haz la técnica de los ejercicios bien aunque puedas hacer menos repeticiones. A largo plazo tu cuerpo te lo agradecerá.

Errores comunes en las dominadas

Como hemos dicho, casi todos recurrimos al principio a unos trucos que realmente son errores comunes en las dominadas. Concretamente son estos:

  1. No utilizar correctamente la musculatura de la espalda. Si el ejercicio está pensado para desarrollar la espalda, ¿porque quieres evitar usar esos músculos y tirar más de brazos por ejemplo? ¿De que te sirve entonces? Es como si hicieras press de piernas pero levantaras el peso con los brazos. Si no trabajas con la espalda, jamás podrás progresar en dominadas. Los brazos son simplemente una ayuda, pero no deben interferir en el desarrollo de los músculos grandes y poderosos de la espalda superior.
  2. Hacer las repeticiones al fallo. Si eres principiante, hacer repeticiones de dominadas al fallo conlleva hacer mal las últimas repeticiones. Si eres capaz de hacer 7 repeticiones bien, no hagas hasta 10 al fallo porque esas tres últimas las harás mal. Estarás desperdiciando energía para nada. Intenta en todo caso hacer sólo una más al fallo pero no más. Con las dominadas queremos conseguir fuerza no hipertrofiar desde el principio. Ya habrá tiempo.
  3. Hacer dominadas pronadas en vez de supinadas. Si tu objetivo es el desarrollo de las dorsales y la espalda superior, realizar las dominadas pronadas no te servirá de nada. De esa forma estarás relegando la ejecución del ejercicio en los biceps principalmente por lo que la espalda no se desarrollará en su justa medida. Intenta siempre hacerlas supinadas aunque hagas menos repeticiones.
  4. Impulsarte utilizando el movimiento de las piernas o el encogimiento del abdomen. Esto es una trampa, no te engañes a ti mismo porque no estás avanzando. El tren inferior deberá permanecer inmobil.
  5. Una apertura excesiva o muy pequeña. La dominada clásica tiene una posición de manos: deben estar más o menos un poco más abiertas que la anchura de los hombros. Más es excesivo para principiantes, y menos dificulta el movimiento, la técnica y el desarrollo de la dorsales. Cuando ya seas capaz de realizarlas correctamente ya habrá ocasión de introducir variaciones de dominadas.
  6. Por último, no dejar el tiempo de recuperación adecuado. Las dominadas son un ejercicio exigente, y como tal, necesitas recuperarte entre series adecuadamente porque si no, cada serie te costará mucho más de lo que debe.
Fuente de la imagen: http://3.bp.blogspot.com/

2 Comments

  1. stark 27/12/2014
  2. Edu 30/09/2015

Deja un comentario