Pericarditis aguda en deportistas: ¡Protege tú corazón!

La pericarditis es un síndrome clínico que consiste en la inflamación de la membrana que recubre al corazón (consta de dos capas: miocardio y endocardio).

Las causas son diversas; procesos autoinmunes, infecciones, neoplasias… aunque su etiología es en la mayoría de los casos idiopática y en segundo lugar viral.

Clínica característica de una pericarditis

Los pródromos existentes frecuentemente son: fiebre habitualmente menor de 39º, malestar general y mialgias. Estos síntomas vendrán acompañados o se continuarán con dolor torácico, el cual aumentará con la tos, la inspiración profunda… o mejorará cuando estemos sentados. Lo anteriormente descrito se conoce como un dolor torácico pleurítico y lo localizaremos en la región retroesternal o en hemitorax izquierdo.

Sales a correr y notas que te duele el pecho, aumentando el dolor con cada respiración

Nuestro médico debe sospechar esta patología cuando en relación a un catarro, faringitis u otra infección previa comenzamos con dolor en el pecho, además la irradiación de ese dolor a ambos trapecios (debido a la relación del nervio frénico y el pericardio anterior) es muy sugestiva.

A parte de esto, la auscultación, un electrocardiograma y una analítica ayudará a complementar el diagnostico, siendo el ecocardiograma una prueba prescindible, pero de gran ayuda para evaluar las posibles complicaciones de una pericarditis aguda.

Deporte e inmunidad

Dicho todo lo anterior podemos hacernos preguntas del tipo: ¿Por qué los deportistas sufren pericarditis?, ¿cuándo están más expuestos?

La pericarditis debido a su etiología desconocida sería difícil de predecir cuándo va a aparecer en un deportista, sin embargo parece clara la relación existente entre el deporte intenso y las alteraciones en el sistema inmune.

Existen estudios que hacen referencia a las variaciones de nivel que sufren las células encargadas de la inmunidad inespecífica o innata en nuestro cuerpo, de las que cabe destacar a las Células Citotóxicas Espontaneas, también conocidas como Natural Killers (NK) de entre el resto de leucocitos.

En concreto y para entendernos, la inmunidad innata constituye una defesa rápida y contundente, “sin miramientos”, detectan un posible agente infeccioso y lo eliminan.

El ejercicio (sobre todo el intenso) provoca reacciones inflamatorias transitorias, lo cual es el mecanismo que hace que se aumenten esas células encargadas de la inmunidad innata, podemos pensar entonces que el hacer ejercicio intenso aumenta nuestras defensas y nos hace más inmunes a las infecciones, pero, ¿qué es lo que realmente pasa?

  • El ejercicio moderado realizado por periodos largos (entrenamiento) mejora la respuesta inmune y a largo plazo induce un aumento sostenido de la actividad de los NK.
  • El ejercicio intenso y de larga duración (deporte profesional, competiciones, pruebas de resistencia) pueden provocar cuadros de inmunosupresión.

Es en este último punto donde entra en juego la pericarditis. De los estudios se deduce que el ejercicio intenso provoca la disminución de la inmunidad innata, lo que favorece un periodo ventana de  2 a 72 horas donde el deportista está más expuesto a infecciones, por lo tanto la pericarditis puede considerarse una causa indirecta del sobreentrenamiento, ya que la mayor o menor duración del tiempo de inmunosupresión dependerá de la carga de trabajo.

Tras un ejercicio intenso y prolongado existe un periodo variable donde nuestras defensas caen

¿Cuándo debo sospechar una pericarditis? ¿Qué debo hacer?

Antecedentes de infección respiratoria los días previos coincidiendo con un periodo de entrenamiento alto, ya sea por preparación de un triatlón, maratón o similar o lo más común, padezco una faringitis (o similar) voy a correr un maratón y a las 24-48 horas comienzo con molestias inespecíficas en el pecho (dolor descrito anteriormente), deberemos acudir a nuestro médico de cabecera u hospital de referencia para que nos valoren.

Revisando un poco en la red, veo un caso típico que describe un atleta de triatlón en su blog, en este caso la extenuante prueba favorece una infección persistente posterior y que seguramente sea la desencadente del caso, un caso similar vi en urgencias, en un varón de unos 30 años, que tras unos días de lo que el describió como “estar un poco griposo“, compitió en un trail de montaña y a los pocos días comenzó con dolor en el pecho que aumentaba con la tos y al respirar.

Tratamiento

Como norma general es obligatorio el reposo relativo y cese de la actividad física mientras persista la fiebre y el dolor.

Si el medico determinará la causa exacta de la pericarditis nos daría tratamiento específico.

Para el resto de los casos el tratamiento estándar, si no existe contraindicación es el ibuprofeno a altas dosis. También está indicada la colchicina (en monoterapia o asociada a AINES) y los corticoides* solo en casos muy sintomáticos que no respondan a los anteriores y una vez descartada TBC o en casos recidivantes y crónicos de causa no infecciosa.

[highlight color=”yellow”]

  • Ibuprofeno 300-800 mg cada 6-8 horas (según severidad)
  • Colchicina (monoterapia o asociada a AINE)  1-2 mg/día durante 72 horas y luego disminución 0,5-1 mg/ días hasta desaparición de la sintomatología
  • Prednisona* 40-60 mg/ 24 horas hasta desaparición de la sintomatología y  posterior disminución progresiva hasta completar 4-6 semanas de tratamiento

[/highlight]

Debemos ser estrictos con el tratamiento y el reposo, puesto que una de las complicaciones de una pericarditis es que se vuelva constrictiva (ese pericardio inflamado mal tratado y persistente se vuelve fibroso).

Conclusiones y prevención

El mejor ejercicio es siempre el moderado y persistente en el tiempo y es el que todos los médicos recomiendan, cualquiera al que le hables de maratones, ironman y similares te dirá que es una locura, sin embargo ¿por qué nos gustan los deportes de resistencia y competición?

Si vas a competir en pruebas de resistencia tienes que adaptar tu cuerpo, ir poco a poco y paulatinamente y pese a que cualquiera que me lea ve que esto es de cajón cada vez se ve más patología cardiaca y osteomuscular en deportistas amateur que quieren pasar de cero a cien en unos meses, ¿Cuántos se apuntan a una media sin haber terminado primero una carrera de 5 o 10 kilómetros?

Prevenir este tipo de patologías esta en nuestra mano:

  • Planes de entrenamiento específicos para la prueba que vamos a realizar
  • No sobreentrenarnos
  • Los clásicos: buena alimentación y descanso
  • Entrenar y marcarnos objetivos acordes a nuestro nivel

El cuerpo es sabio y se adapta, pero hay que darle tiempo y como todo en esta vida, cualquier exceso es malo.

 

En esta entrada se hace referencia a tratamientos y pruebas diagnósticas, que tienen únicamente el objetivo de ilustrar la entrada y aportar mayor interés a profesionales en medicina deportiva; si eres deportista estos aspectos déjalos en manos de tu médico y nunca te mediques sin su supervisión. Gracias

2 Comments

  1. Avi Ángeles 02/07/2017
    • C. F. Galache 04/07/2017

Deja un comentario