Elevaciones frontales alternas con polea baja

Las elevaciones frontales alternas con polea baja son uno de los ejercicios más frecuentes que vamos a encontrar en los gimnasios, pues los músculos implicados y el ángulo en el que se trabaja, lo convierten en uno de los ejercicios más completos.

Sin embargo, como todo ejercicio, debemos hacerlo correctamente para evitar lesiones y que los músculos trabajen al mejor rendimiento para obtener los resultados esperados ¡Descubre los beneficios de las elevaciones frontales alternas con polea baja!

¿Por qué debemos hacer elevaciones frontales de polea baja?

Los ejercicios con polea, nos permiten ejercitar partes del cuerpo de manera aislada y también grandes músculos de todo el cuerpo para realizar el ejercicio correctamente, siendo uno de los más fáciles y seguros para ejercitar el tren superior del cuerpo.

A diferencia de otros ejercicios con polea, este permite una tensión de manera continuada en los músculos, donde es de gran intensidad tanto para los principiantes como para los más experimentados.

Igualmente, es cierto que podemos entrenar estos músculos con otros ejercicios, pero la ventaja de hacer elevaciones frontales de polea baja es que no ponemos carga sobre los hombros, siendo muy adecuados para personas con lesiones o molestias en esta área.

¿Cuáles son los músculos involucrados en las Elevaciones frontales?

Elevaciones frontales alternas con polea baja

En estos ejercicios, podemos observar que los deltoides son el músculo que más se trabaja en las elevaciones frontales alternadas de polea baja, hombros, espalda, escápulas y supraespinoso. De manera específica, los siguientes:

  • Serrato anterior.
  • Fibras altas y baja de los trapecios.
  • Deltoides.
  • Espalda.
  • Extensores de ambas muñecas.
  • Hombros.

Como ves, se trata de un ejercicio que activa muchos grupos musculares de la parte superior, ideal para entrenar esa parte del cuerpo en concreto tan difícil de ejercitar con otras rutinas de ejercicios.

Beneficios de realizar elevaciones frontales alternas con polea baja

Del mismo modo añade un gran valor estético a nuestros hombros y torso, a la vez que brinda protección contra las lesiones a las que en ocasiones podemos estar expuestos, practicando algún deporte, porque, de hecho, en numerosas disciplinas deportivas se aplica este ejercicio que es bastante práctico ya que les permite a los jugadores tener mayor resistencia cardiovascular.

Resultan ser una de las opciones más efectivas al momento de entrenar y fortalecer el área de los hombros.

No muchas personas tienen en consideración esta práctica debido en ocasiones al bombardeo informático sobre cuáles son los mejores ejercicios a realizar y cual trae más beneficios.

Lo cierto del caso es que es una práctica olvidada por mucho, y si lo que deseas es entrenar duro para llegar a tener buenos resultados, realizar las elevaciones frontales sería lo ideal.

Instrucciones para realizar elevaciones frontales alternas con polea baja

Este ejercicio en particular requiere de los músculos ubicados en la parte superior del cuerpo, son los músculos llamados Deltoides.

Estos se ubican en la región de los hombros, principalmente la parte anterior y lateral, mientras tanto, el haz clavicular del pectoral mayor y la porción corta de los bíceps se harán responsables de realizar la elevación frontal con polea baja.

Las elevaciones frontales de polea baja, deben realizarse de manera controlada nunca deprisa pues podemos lesionar el manguito rotador de ambos hombros u otras lesiones, también debemos controlar el peso.

Paso a paso para hacer Elevaciones Frontales de Polea Baja

  • Antes que nada, tus pies deben tener una abertura al nivel de ambos hombros, siempre manteniendo la espalda recta y las rodillas flexionadas sólo un poco.
  • Debes sujetar ambos mangos de manera firme (El mango derecho con la mano izquierda y el mango izquierdo con la mano derecha), elevando los brazos a la altura de los hombros, siempre con las muñecas al nivel del codo, nunca ejerciendo tensión sobre ellas.
  • Inclina ligeramente los codos durante todo el ejercicio.
  • Antes de regresar los brazos a su posición inicial, debes elevarlos en paralelo al suelo.

¡Listo! Ten en cuenta que no debes tomar impulso inclinándote hacia atrás por ningún motivo o podemos lesionarnos fácilmente.

Cada vez que bajemos los brazos, contará como una repetición. Dependiendo de lo que busques, 8 a 20 repeticiones pueden ser lo más adecuado con series de 4.

Errores frecuentes a evitar

Uno de los errores más frecuentes cuando hacemos elevaciones frontales alternadas de polea baja es realizar movimientos involuntarios, muchos empiezan con una buena postura, pero mientras están haciendo el ejercicio, no se dan cuenta de la espalda o la postura en general.

Igualmente, también tendemos a agregar mucho peso al ser un ejercicio que parece de baja intensidad pero que pone en tensión un músculo en específico, siendo muy fácil de lesionar sobre todo cuando se realiza con una mala técnica.

Recomendaciones para las elevaciones frontales de polea baja

Hemos recopilado consejos de expertos para realizar elevaciones frontales de polea baja de manera correcta, estos pueden ayudarte a maximizar los resultados que obtendrás y evitar lesiones.

Mientras más controlado hagas el ejercicio, mejores resultados tendrás con esto tiene que ver la lentitud con la que realices.

También es importante mantener el peso unos segundos en la fase concéntrica, es decir, cuando el músculo está más contraído o en tensión, para maximizar los resultados.

Empieza con poco peso, domina la técnica y luego puedes sumar mucho más dependiendo de los resultados que quieras ver ya sea para definición o para ganar masa muscular.

Es un excelente ejercicio que quieres agregar entre los primeros del día a día puesto que no tiene mucho impacto en los otros músculos y puede ayudarte a calentar mejor los grupos musculares antes de ir por ejercicios más intensos.

Una buena recomendación para hacer elevaciones frontales alternadas de polea baja es tener un espejo enfrente, así podrás ver la posición de tu cuerpo, verificar tu espalda recta y que mantienes la postura a lo largo del ejercicio.

También puedes hacer elevaciones frontales alternadas de polea baja a una mano para luego alternar en caso de que no cuentes con ambas poleas, no hay problema, pero es más cómodo y eficiente con ambas.

¡Esperamos que puedas obtener muy buenos resultados con este ejercicio!

>