Dime que pie tienes y te diré donde te lesionarás al correr

El tipo de pie que tenemos va a condicionar nuestra pisada y a consecuencia de ello, todo. Por todo me refiero a la forma en que se distribuyen las cargas en nuestras rodillas y caderas, por lo tanto sobrecargas y lesiones, que practicando otros deportes menos lesivos, ni nos habíamos percatado, pueden aparecer al comenzar a correr habitualmente.

 

A grandes rasgos nuestra pisada viene condicionada por 3 tipos de pies principalmente: normal, plano y cavo.

Dime que pie tienes y te diré donde te lesionarás al correr 2

Aunque normales hay pocos y lo más común es que seamos una combinación de varios de ellos o tengamos también algo de pie, valgo, equino, zambo o talo.

Dime que pie tienes y te diré donde te lesionarás al correr 1

Para conocer nuestra pisada lo mejor es acudir a alguna ortopedia que ofrezca este servicio, ya que cualquier defecto sabrá solucionárnoslo con unas plantillas, el precio gira en torno a los 100 euros y un corredor habitual necesitará más o menos un par de plantillas al año con una revisión a los 6 meses.

A veces si os asesoran bien a la hora de comprar las zapatillas de correr podéis ahorraros el tema de las plantillas, otros os darán consejos caseros para saber vuestro tipo de pisada, como poner el pie húmedo sobre una superficie lisa o ver la suela de tus viejas zapatillas a ver por donde las gastas; pero a la larga, si vuestras molestias al correr son a causa de una mala pisada agradeceréis haber estudiado la pisada en una ortopedia, la plantilla es una inversión que os ahorráis en antiinflamatorios, vendajes y visitas al fisio.

 Las lesiones según el tipo de pies

La pronación es un movimiento natural de amortiguación de las extremidades inferiores cuando estamos en carrera, incluso un pie supinador podría realizar esta amortiguación, aunque de manera menos efectiva, el problema viene cuando estos movimientos son exagerados.

Dime que pie tienes y te diré donde te lesionarás al correr 3

Pie pronador

Una excesiva pronación hace que la tibia realice una excesiva rotación interna, lo que repercute principalmente en la rodilla, también pueden existir problemas como: el síndrome del tibial medio, tendinitis aquilea o síndrome del tibial posterior. Esta alteración de la marcha de manera mantenida podría llegar a repercutir sobre la articulación de la cadera.

 

Pie supinador

Por otro lado el pie supinador estaría relacionado con fascitis plantar, síndrome de la banda iliotibial y también con tendinitis aquilea.

 

Pie cavo

Puede repercutir en dolores meniscales, en la cadera o en aumento de tensión sobre los ligamentos de la planta. La forma del pie hace que sean típicas las dolencias en la base de los metas o metatarsalgias.

Debemos recordar que:

  • Todos los tipos de pies tienen posibilidad de tratamiento con plantillas
  • La mayoría de nosotros seremos una combinación de varios de ellos

 

Nunca mejor dicho, tenemos que cuidar nuestra zancada desde la base.

 

PD: el titulo de la entrada es un poco exagerado, pero la finalidad es que tengáis en mente que alguna de las dolencias o sobrecargas que os aparecen al correr, puedan estar relacionadas con vuestra pisada. Un saludo

10 Comments

  1. Claudia 04/06/2016
    • C. F. Galache 25/06/2016
  2. MARIA 05/08/2016
    • C. F. Galache 23/08/2016
    • C. F. Galache 30/09/2016
  3. Bernardo Torres 07/11/2017
    • C. F. Galache 13/11/2017
  4. Jorge 09/11/2017
    • C. F. Galache 13/11/2017

Deja un comentario